domingo, 16 de octubre de 2016

El día que Tom Wolfe pudo leer El Mundo (u otros periódicos españoles)




El 17 de marzo de 2016, el periódico El Mundo llevó a portada seis temas. Cuatro de ellos trataban sobre política nacional, el quinto anticipaba un reportaje cultural sobre la presencia del español en Puerto Rico y el sexto, destacado sobre el resto por tener el privilegio de ser la única imagen de portada, era la historia de un joven al que se le había denegado una beca de estudios… ¿La historia de un joven al que se le deniega la beca de estudios protagonizando la portada? ¿Cuántos estudiantes no se encuentran en esa misma situación cada año y no pasan de ser meras estadísticas que se pierden en las páginas de política educativa? ¿¿¿Qué es esto, en nombre de Cristo???, podría haber repetido Tom Wolfe 54 años después, si ese día hubiese leído el rotativo español.
Cuando su hermana se tragó la lengua por la onda expansiva de la bomba y el Ejército sirio le reclutó para la guerra, Youssef Abu Alhassan decidió huir. Hoy, dos años después, este refugiado vive solo en Madrid con 357 euros, estudia gracias a donaciones privadas y tiene nota de sobresaliente, pero Ministerio y Comunidad le niegan la beca. 
Así arrancaba la historia de este joven al que efectivamente se le había denegado una beca pero que claramente no era un joven cualquiera. “Youssef, 20 años de edad, cuatro idiomas, sirio-palestino con estatuto de refugiado, habitante de centro de acogida en Madrid hasta el 31 de mayo, hijo de familia asilada en Suecia y Alemania desde este verano, matriculado en Grado Superior de Eficiencia Energética gracias a las donaciones privadas y a la rebaja del centro donde estudia y cachorro de ingeniero futuro” posaba en la portada de El Mundo con su boletín de notas, que acreditaba su sobresaliente, mientras el periodista Rafael J. Álvarez detallaba su historia y exponía su conflicto con las autoridades educativas españolas:
El Ministerio de Educación, que sí le dio la ayuda en 2015, se la niega por «no determinar sus ingresos» y la Comunidad de Madrid porque «no gana más de 9.000 euros», no demuestra la «composición» de su familia y no hizo aquí el Bachillerato, pese a que le fue convalidado. En mayo se quedará en la calle. 
En realidad, al leer este reportaje, Tom Wolfe no habría repetido aquello de ¿Qué es esto, en nombre de Cristo?, que pensó en otoño de 1962 cuando cogió la revista Esquire y leyó el artículo Joe Louis: el Rey hecho Hombre de Edad Madura porque inmediatamente habría reconocido la historia de Youssef como una de esas historias humanas que de vez en cuando se cuelan en los periódicos, directas herederas del periodismo que él y otros protagonizaron y encumbraron en los años sesenta y setenta en Estados Unidos, conocido como Nuevo Periodismo. Si acaso, el autor de El coqueto aerodinámico rocanrol color caramelo de ronPonche de ácido lisérgicoLa Banda de la Casa de la Bomba y otras crónicas de la Era Pop y La izquierda exquisita & Mau-Mauando al parachoques, entre otros reportajes, habría sonreído y se habría sentido bastante satisfecho de la estela, medio siglo después, de aquel movimiento que revolucionó el periodismo en todo el mundo.

A buen seguro, eso es lo que sintieron muchos de los lectores del diario aquella jornada y, sin embargo, esta apreciación debería ser revisada tan solo 24 horas después. Efectivamente, el 18 de marzo de 2016, el periódico El Mundo, que en esos momentos dirigía David Jiménez, llegaba a los quioscos de calle y digitales anunciando un detalle más sobre esta historia. De nuevo, en portada, anunciaba lo siguiente: “El refugiado Youssef ya tiene su beca”. Y daba los detalles:
Fuentes de la Consejería de Educación que dirige Rafael Van Grieken han explicado a EL MUNDO que el joven "no cumplía los requisitos" exigidos, que fueron publicados en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid el 31 de marzo de 2015. Reconocen que estos requisitos han quedado superados por una nueva realidad, la de los refugiados, que se ha intensificado desde el verano pasado. Pero defienden que, en el caso de Youssef, lo que no podían hacer era saltarse las condiciones de acceso a las becas. 
Sin embargo, la Consejería ha encontrado un plan B, después de que EL MUNDO publicara la noticia: "Lo que no podemos hacer es incumplir los requisitos, pero sí podemos abrir una convocatoria extraordinaria en 2016 para atender casos de este tipo, que antes no existían". Así que, en esta nueva convocatoria, los requisitos estarán detallados de tal forma que Youssef pueda disfrutar de una beca este mismo curso. 
La Consejería de Educación ha prometido, además, que, para el próximo curso 2016/2017, la convocatoria de estas becas para Formación Profesional de Grado Superior "incluirá casos excepcionales" como el de Youssef. Se tendrá en cuenta de forma especial la condición de "refugiados", "víctimas de violencia de género", "víctimas del terrorismo" y "niños en acogida". 
Por último, la Comunidad de Madrid se ha comprometido a "revisar requisitos" exigidos para disfrutar de las actuales becas, como la obligación de no ganar más de 9.000 euros o el tener que haber estudiado Bachillerato o FP de Grado Medio en centros de la Comunidad de Madrid. Son conscientes de que la realidad ha cambiado y su deseo es que "en estos casos nadie se quede fuera". 
(…) 
Mientras tanto, el Ministerio de Educación asegura que la beca a Youssef ya le fue concedida hace unos días; en concreto, el pasado día 4, aunque reconoce que la decisión se tomó de forma interna y no se lo notificaron.
¿¿¿Qué demonios pasa???, podría haber murmurado, de nuevo Tom Wolfe, mientras intentaba comprender por qué, mientras habitualmente se tarda años o legislaturas enteras en cambiar pequeñas cláusulas de leyes, en esta ocasión había bastado con que un periódico publicara la historia de un refugiado sirio para modificar una norma en solo unas horas. Aunque bien pensado, el autor de Elegidos para la gloriaLa palabra pintada & ¿Quién teme al Bauhaus feroz? o El Periodismo Canalla, nunca se habría hecho esa pregunta sino que habría golpeado el suelo con su bastón, ba-ram-ba-ram-ba-ram-ba-ram, al tiempo que, ufano, habría soltado…: ¡Os avisé! ¡Os dije que los periodistas disponían ya de todo el combustible técnico para contar historias y que le sacarían el máximo partido! ¡He aquí un ejemplo, Pequeñas Momias! y mientras emitiría sonoros Hmmm Hmmm Hmmm se interrogaría para sus adentros: ::::::::::::¿Es posible que lo mejor esté aún por llegar…?:::::::::::::: ::::::::::::¿…?:::::::::::::: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada